Objetivo cumplido por parte de la dirigencia, cuerpo técnico y jugadores en este 2018, entregándole a la institución ‘blanca’, un nuevo campeonato local y miles de alegrías a toda la fanaticada ‘alba’.

Un título inolvidable, tanto para el técnico como para la mayoría de jugadores, que lograron dar la vuelta olímpica por primera vez en su carrera profesional.

Parecía un año complicado, cuando en la primera fecha, cayó derrotado por el Deportivo Cuenca en calidad de visitante. Las críticas fueron inmediatas para Pablo Repetto por parte de la hinchada, pero con el pasar de los partidos, Liga fue sumando victorias con las que al final terminaron ganando la primera etapa, y accediendo a la final de la Copa Havoline.

Cómo olvidar los goles de Hernán Barcos, los penales atajados de Gabbarini, las victorias ante Emelec y Barcelona en Guayaquil. Liga alcanzó la punta del campeonato ganándole el ida y vuelta al cuadro ‘torero’, y no la soltó jamás.

En la segunda etapa, todo parecía complicarse para el ‘albo’ con la salida de Barcos a la liga brasilera, pero apareció un ‘Dios’ para darle los goles necesarios al equipo capitalino.

Ese ‘Dios’ fue Juan Luis Anangonó, quien en la primera etapa por la presencia del ‘pirata’, fue suplente ingresando la mayoría de partidos en los últimos minutos. Eso sí, hizo goles importantes, como ese gol ante Aucas en el último minuto. En la segunda etapa fue el goleador del equipo e hizo olvidar rápidamente a Barcos, ganándose la confianza del entrenador y de la hinchada.

Una segunda etapa muy irregular y muy disputada, Liga terminó en tercer lugar, después de Emelec y Macará. Finalmente, era el ‘bombillo’, nuevamente el rival para la final como en 1998, en el 2010 y en el 2015.

Aquí fue donde el equipo sacó la casta de campeón y apareció el jugador menos pensado como Anderson Julio, para convertir los dos goles, con los que Liga pudo gritar CAMPEÓN.

Una final sufrida, más por las lesiones de los centrales que por ataques de Emelec, el ‘albo’ pudo tomar revancha del 2015 y dar la vuelta olímpica en su casa y ante su gente.

La estrella número 11 es una realidad para el equipo de Ponciano, un título más que merecido que sigue engrandeciendo al ‘Rey de Copas’ ecuatoriano, que sigue llenando de trofeos sus vitrinas, y esta plantilla pasará a la historia ‘blanca’ y será recordada con el pasar de los años.

SALUD CAMPEONES

@fabriciotufino1992

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s