Liga de Quito tuvo una de las peores presentaciones en esta temporada y, justamente, ante Boca Juniors, un gran equipo que no perdonó los errores. ¿Era de esperarse una victoria visitante en la altura de Quito? En efecto. ¿Pero, con un 3 a 0 y que pareció ser poco en comparación a lo que mostró en la cancha el club argentino? Claro que no.

Cabe destacar que, los ‘Xeneizes’ eran y son los favoritos a clasificar de esta llave pero, empecemos punto por punto en lo que fue este compromiso. Pablo Repetto se equivocó en alinear a dos jugadores en específico, Carlos Rodríguez y Edison Vega.

El defensor no ha sido más que Franklin Guerra a pesar de su lesión y, sin embargo, ha sido el titular en los partidos importantes. Vega va de más a menos y cada vez demuestra que ya no es un jugador que le puede aportar cosas interesantes al ‘Rey de Copas’ ecuatoriano. Eso por una parte.

Por otra, el cotejo se iba a direccionar por lo que podían hacer Capaldo y Marcone, volantes centrales de Boca. Este último fue la figura. Si ellos manejaban bien el balón en la mitad de la cancha y cubrían los espacios, los ‘Albos’ no tenían opciones de juntar a sus hombres de ataque para elaborar jugadas en ofensiva.

Además, los cinco de Liga hicieron poco o nada. Jugaban demasiado paralelo entre ambos y no filtraban ningún balón hacia el enganche y los extremos.  El cuadro ecuatoriano se mostró desorganizado e impotente, sobre todo, con el temprano gol de Ramón Ábila.

Resultado de esa impotencia, llegó la goleada de los argentinos. Lesión de Aguirre y expulsiones de Orejuela y Minda, llevaron a los ‘Bosteros’ a tener demasiado espacio y efectuaron de gran forma la presión tras pérdida. Esto generó contraataques con diferencia numérica que conducieron a la goleada.

Resaltar que, si el elenco dirigido por Gustavo Alfaro pisaba un poco más el acelerador, fácilmente hacía un par de goles más. Ahora, puntualizar a Antonio Valencia. En el primer tiempo se mostró prendido, con ganas de atacar y concentrado; sin embargo, se fue apagando con el pasar de los minutos y pasó a ser uno más en la cancha.

Por otro lado, destacar la solidez de Boca, el gran partido de Mac Allister y la dupla de defensas centrales. El conjunto ‘Azul y Oro’ fue organizado, claro, peligroso y efectivo. Un acierto de Alfaro fue enviar a Mac Allister por la izquierda y poner de enganche a Reynoso luego de la lesión de Zárate, ya que, no se vio afectado en nada el esquema táctico que estaba dando resultado.

Los fanáticos de Liga no esperaban este resultado de 3 a 0 pero, la fe era lo único que hacía tener esperanza entre los hinchas. El equipo capitalino ha sido irregular en juego en toda la temporada y va octavo en el torneo local. Podía pasar este mal resultado ante uno de los clubes más millonarios del continente y pasó.

Sin duda, Boca Juniors está con pie y medio en las semifinales de la Libertadores y definirá tranquilamente en La Bombonera. Por su parte, Liga deberá enfocarse en ingresar a los playoffs y ser campeón de Copa Ecuador.

@sergiotufino23

sergio_54t@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s